Mamás Salud

La dolorosa parte de ser mamá – Parte I

Cuando eres madre, sobretodo primeriza, haces todo lo posible por asegurar muchas cosas que cubran el bienestar de aquella personita que está por llegar,  por ejemplo, te lees cuanto libro caiga en tus manos sobre el embarazo, preparas el nido para el pequeño ser que ya llega, aseguras la ayuda en casa  y las cosas que se necesitarán una vez que sales de la clínica, te rodeas de quienes pueden brindarte conocimiento o no (jajaja), que la silla del auto, que el coche, que la ropita, etc, etc, etc.

Sin embargo, durante esta etapa, maravillados con todos los cambios y arreglos, dejamos pasar por alto, situaciones que son tan naturales como la propia llegada del bebé pero que terminan siendo muy dolorosas para algunas mamás e incluso pueden ser tomadas como una experiencia nada sencilla o inclusive poco agradable.

La soñada imagen de de la lactancia materna

“La lactancia materna es a la vez un acto natural y un comportamiento que se aprende”

— Organización Mundial de la Salud

Si bien muchas han tenido la suerte de no tener inconvenientes con este tema, yo estuve en ese grupo de madres que estuvimos del otro lado del paraíso.

Recuerdo que me había propuesto la lactancia exclusiva para mi pequeña, ante todos los beneficios que hacerlo implica.

Si bien tenía amigas que ya eran madres y que me explicaron los muchos obstáculos que se vienen con la llegada del bebé, como la falta de sueño, los cólicos, el interminable cambio de pañales, entre otros, no tuve la suerte de toparme con alguna que me explicase lo que implicaba el dar de lactar.

El dolor de tener una vida prendida de ti

La lactancia fue al inicio una pesadilla para mi (y supongo que para mi pequeña también).

En mi caso, odié aquellas imágenes de ensueño que promocionan las marcas para bebés, odié las fotos “Johnson’s” en sus protectores de lactancia. Sentía que aquellos comerciales de madres con bebés angelicales que hacían la siesta mientras daban el pecho era una estafa , todo me sabía a engaño mientras yo derramaba lagrimas de dolor cuando tenía a mi bebé en brazos intentando alimentarse.

Tuve leche y mi bebé no tenía inconveniente alguno para succionar mi pecho, sin emabargo, las primeras semanas fueron realmente escalofriantes para mi cuerpo, físicamente hablando (y eso que ahora sé de madres que la han pasado peor que yo!)

Sabía que el bebé debía tener toda la aureola de mi pecho en su boca pero con todo era inevitable sentir dolor! Vi cuanto tutorial existe en YouTube, intentando aplicar posiciones correctas en las que mi bebita cogiera el pecho bien y yo tuviera la opción de evitar el dolor. Y nada! A pesar de intentar meter casi todo mi pecho en la boca de mi pequeña angelito igual dolía!!!

Fueron muchas tomas contra el reloj, con lágrimas en los ojos, con el ardor propio de esta nueva situación en la cual una nueva vida depende de tí. Muchas veces pensé en tirar la toalla, menos mal no lo hice.

Adoro a mi esposo, pero para serles sincera no soportaba tenerlo al lado diciéndome cómo debía hacerlo. Hellooo! Las teteras son mías? No me aguanté y le dije “No boops, no opinion”! jajaja, pobre. Entiendo que quería asegurarse que la bebe comiera la suficiente y que no me doliera tanto, pero combinar mi frustración, dolor, y sus consejos era too much para mí. Tip, ante este tipo de situaciones, bloqueen mente y sólo piensen en la meta final: lograr hacerlo de modo que mami y bebé estén (a salvo?) cómodos. Y claro, tu pareja sólo busca ayudar y no lo hace en mala onda 😉

Cremas, pezoneras, saca leches, intenté, siempre con lágrimas que llegaron a ser literalmente de sangre, que en vez de caer de mis ojos lo hacían de mis pechos.

Hoy, puedo decir que por suerte no tire la toalla.

Además, existen grupos como La Liga de la Leche que fomentan la lactancia y que ayudan a que las madres que pasan por estos sinsabores no terminen abandonando la misión.

Porque si, es una misión. Misión que cuando logras cumplirla, y a la cual físicamente logras acostumbrarte, hará que tú y tu bebé disfruten de este momento,  porque, a pesar de que el comienzo puede ser difícil, una vez pasado el obstáculo, efectivamente termina siendo un momento de conexión ciertamente maravilloso (como la foto Johnson’s! 😝)

 

 

82 thoughts on “La dolorosa parte de ser mamá – Parte I

  1. Pingback: viagra online us
  2. Pingback: cialis 20 mg price
  3. Pingback: generic for cialis
  4. Pingback: cialis 5mg price
  5. Pingback: Generic viagra
  6. Pingback: Buy generic viagra
  7. Pingback: buy generic cialis
  8. Pingback: 12.5 mg viagra
  9. Pingback: cialis online
  10. Pingback: thesis binding
  11. Pingback: cialis
  12. Pingback: cialis for sale
  13. Pingback: cialis coupon
  14. Pingback: cialis 20mg price
  15. Pingback: pfizer viagra
  16. Pingback: viagra walgreens
  17. Pingback: online drugstore
  18. Pingback: birth control
  19. Pingback: 141genericExare
  20. Pingback: lczjmcij
  21. Pingback: oqlepcki
  22. Pingback: wat is cialis
  23. Pingback: cialis
  24. Pingback: viagra
  25. Pingback: viagra receta
  26. Pingback: furosemide on line
  27. Pingback: prednisolone 15 mg
  28. Pingback: phd thesis defense
  29. Pingback: propecia for men
  30. Pingback: neurontin capsule
  31. Pingback: paxil paroxetine
  32. Pingback: research tadalafil

Comments are closed.